Niños y niñas del distrito de La Arena, en Piura, que fue duramente afectado por el fenómeno de El Niño Costero - Jose Oscese / PNUD Perú

Los desastres asociados a fenómenos naturales han afectado al 64% de la población del mundo en los últimos 20 años, dejando un incremento importante de pérdidas sociales y económicas. Solo en las dos últimas décadas, las pérdidas económicas en el Perú por emergencias y desastres relacionados a fenómenos naturales ascienden a un promedio de 4 mil millones 196 mil dólares estadounidenses.

En el 2017, los daños causados por El Niño Costero superaron los 3 mil millones de dólares, esto es el 1,6% del PIB. El crecimiento y búsqueda de desarrollo sin planificación son factores que han incrementado los desastres y sus impactos, revirtiendo cualquier esfuerzo por salir adelante y afectando aún más a las comunidades en situación de vulnerabilidad. El no integrar la reducción del riesgo de desastres a los planes de desarrollo afecta los derechos fundamentales de las personas, agravando las condiciones de vulnerabilidad y exclusión social. Desde una perspectiva del desarrollo, la reducción del riesgo de desastres es vital para construir un futuro más equitativo y sostenible.

La responsabilidad de la reducción del riesgo de desastres involucra a todas y todos: desde la ciudadanía, que debe estar empoderada para tomar decisiones que reduzcan los riesgos, líderes políticos, pasando por instituciones gubernamentales, sector privado, organizaciones de la sociedad civil, asociaciones profesionales y organismos técnico-científicos.

Desde el año 2016 en el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), trabajamos en el marco de la campaña “Sendai Siete”, que el Secretario General de Naciones Unidas lanzó para promover cada una de las siete metas del Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030, acordado por los Estados miembros de las Naciones Unidas durante la Conferencia Mundial sobre la Reducción del Riesgo de Desastres, celebrada en Sendai, Japón.

Este año, el Día Internacional para la Reducción de Desastres se enmarca en la meta F del Marco de Sendai, que se enfoca en el mejoramiento considerable de la cooperación internacional para los países en desarrollo. En este sentido, el Perú cuenta con una Política Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres y reconoce el valor de la cooperación internacional como apoyo adecuado y sostenible para complementar las medidas adoptadas a nivel nacional para la aplicación del Marco de Sendai para 2030.

El aumento de capacidades y de la asistencia internacional para el desarrollo es esencial en aras de reducir los riesgos y aumentar la resiliencia frente a los desastres, especialmente a la luz de los recientes sucesos meteorológicos y climáticos extremos, la coyuntura asociada a la pandemia actual y otras amenazas, tanto naturales como de origen humano.

En colaboración con los socios y aliados, el PNUD sigue trabajando por la reducción del riesgo de desastres y la recuperación post desastre para lograr juntos la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible sin que nadie se quede atrás. 

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Perú 
Ir a PNUD Global