Al norte de la Amazonía Peruana, en Loreto, se encuentra el Lote 8, zona que abarca las cuencas de los ríos Corrientes, Marañón, Chambira y sus afluentes, y que alberga comunidades nativas que en su mayoría se identifican con las naciones indígenas kukama, achuar, urarina y kichwa.

En búsqueda de un instrumento que ofrezca propuestas para la remediación de los impactos ambientales de esta zona, los líderes de las Federaciones Indígenas que representan a las comunidades del Lote 8 estuvieron presentes en la ciudad de Iquitos para la firma del Acta de Instalación del Comité de Seguimiento del Estudio Técnico Independiente (ETI) y la aprobación de su Reglamento. Este Comité acompañará al ETI para facilitar y garantizar su ejecución.

El ETI del Lote 8 surge del acuerdo entre el Estado y las poblaciones indígenas, y ha sido encargado al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) considerando su neutralidad, transparencia y compromiso con los estándares sociales y ambientales. Este estudio tiene como finalidad la elaboración de un diagnóstico participativo y de lineamientos para la remediación en el Lote 8.

En el evento participó el ministro de Energía y Minas Luis Miguel Incháustegui, quien agradeció al PNUD por asumir este rol de instancia neutral para la elaboración de este estudio que contribuirá a la generación de confianza en las comunidades y que aportará al desarrollo sostenible del país. Además, participó la representante residente del PNUD María del Carmen Sacasa, quien señaló que la remediación de los ecosistemas no es tarea sencilla, pero que este estudio ayudará a identificar las formas más adecuadas para dicho fin. Además, recalcó que la experiencia previa del PNUD en el ETI del ex Lote 1AB aportará a los aprendizajes para este proceso. Por parte del Gobierno Regional de Loreto destacó la presencia del gerente de Desarrollo Social Oscar Llapapasca.

 

 

Los presidentes de las Federaciones Indígenas con comunidades en el Lote 8 expresaron su interés por la recuperación ambiental de los territorios en los que viven. Señalaron que las actividades petroleras han causado impactos, tanto en el ambiente como en la salud de las personas. En ese sentido, indicaron que confían en que el ETI se convertirá en una herramienta útil para la toma de decisiones sobre la remediación, y se comprometieron a brindar las facilidades y participar activamente para lograr los objetivos de manera eficiente.

Así mismo, Ricardo Soberón, responsable del proyecto en el que se enmarca el ETI, recalcó que la importancia de este estudio para el PNUD radica en el compromiso social y ambiental que promueve esta institución internacional.  Por su parte, la especialista principal del ETI Margarita Nuñez indicó que se hará foco en las fuentes de riesgo para la salud humana y ambiental de las comunidades, y que los trabajos de investigación en campo incorporarán la participación de monitores y líderes de la comunidad. El hito de la instalación del Comité de Seguimiento se complementa con la contratación de 22 especialistas que serán parte del equipo a cargo del estudio.

Cabe destacar que el evento presencial siguió los protocolos establecidos para el cuidado de la salud, en el marco de la actual pandemia por el COVID-19, con la entrega de equipo de protección personal, control de temperatura y procurando mantener el distanciamiento social. Así mismo, se contó con la presencia de la Diresa de Loreto, a través de la instalación de un módulo de salud para la toma de pruebas rápidas.

Las actividades para este estudio del Lote 8 continuarán durante el 2020 y 2021, de acuerdo con el Reglamento del Comité de Seguimiento y procurando la participación activa de los tres estamentos de este proceso (Estado, Federaciones Indígenas y PNUD), porque el ETI es una propuesta participativa por la remediación ambiental.

 

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Perú 
Ir a PNUD Global