Fotos: Municipalidad de Lima

 

Durante las últimas semanas, los índices de contagio y fallecimientos por COVID-19 en el Perú parecen estar en descenso. Pero estos números, y el fin de la cuarentena generalizada en el país, no significan que el virus haya desaparecido. Casos como los de España y Francia, donde parecía que el pico de contagios había pasado, nos demuestran que es justo en estos momentos de sensación de falsa seguridad, que debemos hacer mucho énfasis en mantener el cuidado frente al contagio. Esto continúa siendo particularmente importante para los trabajadores y trabajadoras de primera línea quienes muchas veces tienen que elegir entre su trabajo y el riesgo de exponer su salud. 

 

Para aportar a la reactivación y continuación segura de sus funciones, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, junto a la Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), la Municipalidad de Lima (MML), PerúMakers y la red peruana de FabLabs, lanzó la iniciativa Cascos de Vida; una nueva generación de EPPs diseñados especialmente para trabajadores en primera línea de contagio. Los cascos cubren completamente el rostro del usuario, protegiendo del contagio persona/ambiente y persona/persona, y son fáciles de armar y desarmar para una correcta limpieza. Además, están producidos a un bajo costo con plástico PET 100% reciclable e impresos en 3D con plástico PLA biodegradable. 

 

Como parte de la iniciativa Cascos de Vida se lanzó “Cuidemos a quienes nos cuidan”: una campaña de crowdfunding que llamó a la ciudadanía ser parte del cambio, y desde el financiamiento directo, el activismo, la creatividad y la comunicación digital aportar a la construcción de una nueva normalidad cada vez más segura, inclusiva y sostenible. 

 

La campaña transcurrió durante los meses de agosto y septiembre y logró financiar más de  45 000 cascos, entre instituciones del sector privado, la cooperación internacional y la sociedad civil. Cada casco llegará a una persona de los grupos priorizados, entre los que se encuentran trabajadores del sector salud, la Policía Nacional del Perú, las Fuerzas Armadas, empresarios y empresarias de mercados de abastos tradicionales, trabajadores de transporte, bomberos voluntarios, la Liga Peruana Contra el Cáncer, el Poder Judicial, entre otros. Se hizo también una donación a la provincia de Condorcanqui, una de las más vulnerables de la Amazonía peruana, y al vicariato de Amazonas. 

 

Con la iniciativa Cascos de Vida, el PNUD continúa con las acciones para la búsqueda de una reactivación socioeconómica sostenible e inclusiva, que vaya más allá de la recuperación y  avance hacia el cierre de brechas y la reducción de las desigualdades. 



PNUD En el mundo

Estás en PNUD Perú 
Ir a PNUD Global