Con la reapertura de la economía, los trabajadores esenciales, como los comerciantes de mercados, se enfrentan al mayor escenario de riesgo desde el inicio de la pandemia. Solo la última semana, el número de nuevos casos ha aumentado en 27% con respecto a la semana anterior. Tomando esto en cuenta y pese al rol que han jugado los mercados para mantener las dinámicas socioeconómicas desde el primer día del estado de emergencia, hoy se enfrentan a un alto riesgo de contagio.

Para hacer frente a esta problemática, esta semana empiezan a circular los primeros “Cascos de vida”: un modelo de protector facial optimizado para las dinámicas de un mercado de abastos, de tal forma que pueda incrementar la protección, sin interrumpir ni ralentizar las funciones de los comerciantes.

Estos cascos cubren completamente el rostro del usuario y son fáciles de armar y desarmar para una correcta limpieza. Además, están producidos a un bajo costo con plástico PET 100% reciclable e impresos en 3D con plástico PLA biodegradable.

“Cascos de vida” es una iniciativa del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), la Municipalidad de Lima (MML), PerúMakers y la red peruana de FabLabs. Así, esta iniciativa busca reducir los contagios en los mercados que, como zonas de alta actividad económica y concurrencia, son particularmente vulnerables y están muy expuestos a la enfermedad, y a la par aportar también a la reactivación económica segura de esta fuerza laboral.=

En esta fase piloto, los comerciantes del Mercado Municipal Gran Mariscal Ramón Castilla, más conocido como Mercado Central, recibirán de forma gratuita el Equipo de Protección Personal (EPP) que consta del casco optimizado y de mascarillas.

“Los “cascos de vida” son una nueva generación de EPPs enfocados en las personas y sectores con mayor exposición al COVID-19. Con ellos, buscamos acelerar la transición hacia una economía más segura, inclusiva y sostenible, donde ningún trabajador deba enfrentarse a la decisión de perder sus medios de vida o enfermarse.” Dijo Maria Del Carmen Sacasa, Representante Residente del PNUD, durante la entrega de los cascos.

“Estos 1,100 cascos de vida son el fruto de un esfuerzo conjunto entre entidades públicas y privadas, que tienen como objetivo velar por la salud del ciudadano. Hay que tomar esta acción como un modelo para seguir creciendo y apoyando a personas que cumplen un rol fundamental en la ciudad”, sostuvo sobre los Cascos de Vida el Alcalde de Lima, Jorge Muñoz. 

“Cascos de vida” es un movimiento regional que cuenta con el respaldo del PNUD en Perú y Colombia, y el liderazgo nacional de diversas instituciones como gobiernos locales, sector privado y academia, que están combinando innovación y cooperación para poder mantener la seguridad integral en sectores económicos como los mercados de abastos. Así, se busca romper la cadena de contagios para los consumidores quienes dependen de sus productos, pero también para las y los comerciantes, quienes cumplen labores esenciales y fundamentales durante esta emergencia.

Para proteger a 100,000 trabajadores esenciales en el país, con un énfasis particular en los mercados de abastos, la iniciativa de “Cascos de vida” realizará la campaña “Cuidemos a quienes nos cuidan” durante agosto y septiembre, una iniciativa de crowdfunding que le permitirá a la ciudadanía ser parte del cambio, y desde el financiamiento directo, el activismo, la creatividad y la comunicación digital puedan construir una nueva normalidad cada vez más segura, inclusiva y sostenible.

 

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Perú 
Ir a PNUD Global