Roxana Aroni vive en Santa Rosa, provincia de Melgar, Puno. El departamento más desigual del país cuando se ajusta el IDH por desigualdad, con una pérdida de 45%.

En Puno, 30% menos mujeres que hombres terminan la educación secundaria. Y la brecha entre desarrollo en zonas urbanas y rurales es casi igual a la de Lima, otro departamento profundamente desigual. 

Es difícil vivir en Melgar.

Sin embargo, un grupo de mujeres le está haciendo frente a la dificultad. 

Roxana y otras mujeres de la comunidad, han tomado la iniciativa de cuidar el bienestar de todos y todas a través de la calidad del agua. Monitorean si es que el agua es apta para consumo humano o no, cuidando un recurso natural básico para el desarrollo, y la salud de sus familias. Este registro, además, lo llevan con las autoridades correspondientes, efectivamente tomando cartas en el asunto y buscando hacer incidencia en la problemática que las afecta.

“Todas las mujeres debemos participar, para que no se siga contaminando nuestro medio ambiente. Y debemos empoderarnos para seguir adelante” dice Roxana. “Sí podemos”

Roxana está creando oportunidades de desarrollo, trabajando por el bienestar de su comunidad para que nadie se quede atrás. 

 

Roxana es socia del Programa de Pequeñas Donaciones del GEF, implementado en el Perú por el PNUD con el respaldo del  Ministerio del Ambiente. Se desarrolla en Arequipa, Puno, Cusco y Tacna hasta el 2020. 

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Perú 
Ir a PNUD Global