Nuevos esfuerzos para cerrar el agujero de la capa de ozono

16-sep-2016

Foto: Alvaro Beltrán

Hace ya casi 30 años, los países del mundo se unieron para recuperar la capa de ozono, aquella sin la cual la vida en la Tierra sería casi imposible. Como resultado, el Protocolo de Montreal, ratificado por 197 países, ha contribuido significativamente a la mitigación del cambio climático y, según la revista Science, a la reducción en 4 millones de kilómetros cuadrados del agujero en la capa de ozono.

Es por eso que este año el Día Internacional del Ozono reconoce los esfuerzos de las partes en la Convención de Viena y el Protocolo de Montreal hacia la restauración de la capa de ozono y el compromiso global para combatir el cambio climático. 

“Recordemos todo lo que ya se ha logrado y comprometámonos a hacer más para proteger nuestra atmósfera. Juntos podemos crear un mundo más seguro, más sano, más próspero y resiliente para todos, al tiempo que protegemos nuestro planeta, nuestro único hogar”, expresó el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon en su mensaje.

En este sentido, el Protocolo de Montreal ha dado lugar a la eliminación progresiva del 98% de la producción y consumo de sustancias que agotan la capa de ozono, como los clorofluorocarbonos (CFC), con lo cual se evitó la emisión de más de 135.000 millones de toneladas de equivalente de dióxido de carbono.

El próximo mes, dicho protocolo podría volver a desempeñar un papel importante cuando los países firmantes se reúnan en Kigali, Ruanda, para trabajar hacia un acuerdo para la reducción progresiva de los hidrofluorocarbonos transformadoras climáticos (HFCs).

“Ha llegado el momento de pasar de los ideales a la acción y reforzar la protección del clima aprovechando el potencial del Protocolo de Montreal para avanzar en la reducción del calentamiento a corto plazo causado por los HFC, los gases de efecto invernadero cuyo uso aumenta con más rapidez. El mes que viene, en Ruanda, tendremos la oportunidad de hacer precisamente eso”, precisó Ki-moon.

Hace algunos años empezó el uso generalizado de los HFC como alternativa a los productos que dañaban la capa de ozono, en particular aquellos que se usaban en los sistemas de refrigeración y aire acondicionado. Sin embargo, recientes estudios han demostrado que los HFC, si bien representan una mínima porción de las emisiones totales de gases de efecto invernadero, encapsulan miles de veces la cantidad de calor que el dióxido de carbono encapsula, a su vez, en la atmósfera.

Es importante saber que en el Perú aún se consume Hidroclorofluorocarbonos (HCFCs). Sin embargo, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) han apoyado al país, mediante asistencia técnica y movilización de recursos, en la elaboración de su Plan Nacional para la Eliminación de los Hidroclorofluorocarbonos (HCFCs) y, ahora, en su implementación a fin de alcanzar las metas establecidas en Protocolo de Montreal que eliminan todas las sustancias agotadoras de la capa de ozono (SAO).

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Perú 
Ir a PNUD Global