--- Image caption ---

Mariano Valverde Romero

Coordinador de la Iniciativa Pesquerías Costeras en América Latina

 

Hemos mirado tanto hacia el espacio exterior que hemos olvidado nuestro interior, y nuestro interior profundo en el planeta es el mar. En Marte existen zonas que se encuentran mucho mejor exploradas que las profundidades de nuestros océanos. No muy lejos, en el Pacífico está una de las zonas más profundas del planeta, la fosa de las Marianas. Hasta allí solo han llegado tres personas, dos exploradores y un director de cine, pese a las innumerables oportunidades que implica explorar tales zonas recónditas. En este Día Mundial de la Vida Silvestre, por eso, recordamos la urgente necesidad de conservar y lograr la armonía con toda la vida que existe en nuestros océanos.

Si bien en los últimos años los ojos del mundo han decidido mirar hacia la profundidad del océano y la relación de este este vasto ecosistema con la humanidad, las razones no son tan románticas como las de marineros, escritores o científicos que hace algunos siglos atrás, imaginaban a bestias gigantes, ballenas blancas o capitanes en sofisticados submarinos. Esta vez, la razón es un llamado de urgencia frente a las verdaderas amenazas en el mar: la contaminación, la sobrepesca, la destrucción de los hábitats y el cambio climático.

Sabemos que cada año 8 millones de toneladas métricas de plástico son desechadas en el mar y cada vez se han hecho más evidentes los efectos del cambio climático en ecosistemas tan complejos como los corales. Por otro lado, a la comunidad global también nos preocupa la sobrepesca y esto es porque hay más de tres mil millones de personas que dependen de la biodiversidad marino y costera para su sustento. Aunque diversos factores interrelacionados pueden causar esta sobrepesca, la débil gobernanza ha sido identificada como la causa principal.  Esto tiene un fuerte impacto no solo en el mar, sino en las vidas de mujeres y hombres en las comunidades costeras.

Por esta razón, desde el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) surge la Iniciativa Pesquería Costeras en América Latina que con el liderazgo de las autoridades de Ecuador y Perú busca lograr una mejor gobernanza en nuestros océanos. Este proyecto es parte de un esfuerzo global financiado por el Fondo para el Medio Ambiente Global (GEF) para fomentar esquemas de gobernanza que tomen en cuenta todas las relaciones y aspectos de la problemática pesquera para alcanzar modelos de desarrollo más armónicos entre los seres humanos y los ecosistemas marinos.

Entre las acciones que implementamos para mejorar la gobernanza se encuentra el apoyo a la autoridad en el fortalecimiento de los espacios de consenso donde los actores clave de las pesquerías costeras se sientan partícipes en la toma de decisiones. Ello es clave para generar propuestas de solución, retroalimentación y reflexión, que generen cambios en las personas y los esquemas de gobernanza actuales, donde quede claro que si se continúa con los paradigmas actuales no será sostenible la actividad.

Para ser precisos, un cambio en el enfoque tradicional de la gestión de la pesca permitirá disminuir la presión sobre las especies comerciales y la fauna relacionada, reducir la degradación de hábitats y pérdida de la biodiversidad. Esto quiere decir, entre otras cosas, combatir el desperdicio de peces que anualmente llega a casi los 10 millones de toneladas de pescado, y también disminuir la pesca incidental de otras especies como delfines o tortugas capturadas por malas técnicas de pesca.

Por otro lado, con esta iniciativa se busca apoyar la gobernanza del territorio a través de la planificación espacial marina y costera, fomentando que las diferentes actividades ejecutadas  se desarrollen de manera armónica con el ecosistema  y así proteger y propiciar el uso sostenible de los recursos.

Con estos motivos, este 3 de marzo celebramos el Día de la Vida Silvestre resaltando la importancia de la conservación de la vida submarina para las personas y el planeta en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En este día, queremos destacar el importante rol que tienen las autoridades, el sector privado y la sociedad civil con espacios de cooperación que aporten a la búsqueda de soluciones para la conservación de los ecosistemas marinos y  costeros. La vida submarina para las personas y el planeta es, sin duda, un llamado de atención para sentirnos más conectados con el mar y los océanos. Hace más de dos milenios atrás, Tales de Mileto dijo que el agua es el origen y principio de las cosas y en el escenario actual de la humanidad es importante conectarnos con aquellos orígenes y trabajar en conjunto por el cuidado que merecen nuestros océanos.

 

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Perú 
Ir a PNUD Global