Foto: Juan Yactayo Sono / PNUD Perú

To read the information in English click here

Villa el Salvador es el distrito que presenta más casos registrados de violencia contra las mujeres en el Perú. Solo en el 2017, se registraron 3006 casos en el Centro de Emergencia Mujer, un aumento del 40% con respecto al año anterior. En este contexto, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), a través de su proyecto Justa “Villa el Salvador por la Justicia y la Igualdad”, elaboró el informe “El costo de la no prevención: Análisis y recomendaciones para enfrentar la violencia contra las mujeres desde la experiencia de Villa el Salvador”.

El estudio cuantifica el impacto económico que tiene la violencia contra la mujer basada en género (VBG) en el distrito. Identifica las distintas categorías de costos que deben asumir la comunidad, los hogares y las mismas mujeres agredidas para responder a la VBG. Esta es la primera vez que esta metodología innovadora se aplica en Latinoamérica.

“Un estudio de esta magnitud tiene muchas bondades. En primer lugar, genera evidencia para poder valorizar cuáles son los costos de la violencia y lograr la posibilidad de generar proyectos que puedan ser financiados desde el Estado, que tengan resultados concretos en materia de prevención de violencia contra la mujer.”  Señaló Cecilia Aldave, Viceministra de Poblaciones Vulnerables

Solo en 2018, la VBG le costó a las comunidades de Villa el Salvador S/. 240.8 millones (USD 72.9 millones), el equivalente al 53% del gasto total del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) en el mismo año y 4 veces el gasto del gobierno distrital en obras públicas en el 2016. Este costo se genera a través de gastos (S/. 7.6 millones), nuevas deudas asumidas (S/. 14.5 millones) y pérdida de oportunidades de salud, trabajo, educación, entre otras (S/. 178.9 millones).

Esto significa que cada víctima, independientemente de si percibe ingresos propios o no, gastó en 2018 entre S/.1100 y S/.1700 en responder a la violencia. Ellas asumen el 44.7% del total de pérdidas económicas vinculadas a la VBG, mientras que el 55.3% lo asume la comunidad de VES, entre hogares y redes sociales comunitarias. 

“La violencia no es una experiencia individual, y trasciende incluso el núcleo familiar. Resquebraja los tejidos sociales, perpetúa la desigualdad y separa a la ciudadanía: es un problema que tiene impactos en todos los niveles de la sociedad.” Maria del Carmen Sacasa, Representante Residente del PNUD. 

En el evento de lanzamiento del informe participaron Diego Antoni, especialista en Políticas de Género de la sede Global del PNUD, Gabriela Álvarez, especialista en Violencia Basada en Género de la Región América Latina y Caribe de PNUD, Elohim Monard, Responsable de las Prioridades de la Seguridad Ciudadana y Violencia contra la Mujer de la Oficina de Cumplimiento de Gobierno e Innovación Sectorial de la PCM, y Karen Suárez, Consultora de PNUD en Igualdad de Género y Ex Directora Nacional de la Mujer.  

Estos resultados pertenecen a la primera entrega del informe, que hace el análisis del costo a nivel distrital para la comunidad. Una segunda entrega analizará los costos desde el Estado. Con los resultados, se busca recalcar la importancia de invertir en prevención de la VBG, tomando en cuenta y brindando soporte a las redes comunitarias como primera respuesta frente a la violencia que articula y acerca la oferta del estado.

El Proyecto Justa es uno de 7 pilotos sobre prevención de la violencia basada en género que se desarrollan en gobiernos locales de Bután, Líbano, Indonesia, Irak, Moldova, Uganda y Perú.

 

Para acceder un resumen del informe, da click aquí.

In English, here.

 

 

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Perú 
Ir a PNUD Global