Este 5 de diciembre, Día Internacional del Voluntariado, celebramos los esfuerzos de los voluntarios y voluntarias que fortalecen la resiliencia de las comunidades ante desastres, demostrando el gran potencial transformador que tiene el voluntariado.

 

Tejiendo Futuro nació en el 2017 como respuesta al Fenómeno del Niño Costero que afectó a más de 427 mil personas en Piura al norte del Perú, entre ellos, artesanas de paja toquilla, las cuales vieron reducidos sus ingresos en un 90%.

El proyecto ha logrado articular los esfuerzos y fortalezas de más de 300 voluntarios y voluntarias, entre ellos comunitarios, corporativos, universitarios, y de Naciones Unidas para recuperar los medios de vida de 250 artesanas e impulsar una economía local resiliente.

Juntos, han contribuido en la recuperación de los medios de vida de la comunidad de Catacaos de manera oportuna a través de alianzas estratégicas. De esta manera, se ha logrado el impulso de la comercialización de sus productos, la vinculación con el programa Impulsa Perú del Ministerio de Trabajo para la certificación laboral de 25 artesanas, su participación en el programa Grandes Mujeres de la Fundación Belcorp, y la vinculación de las 5 asociaciones del proyecto a más de 5 nuevos mercados fuera de la región.

Tejiendo Futuro nos demuestra el valor transformador del voluntariado en el desafiante camino que nos plantea la Agenda 2030 para construir comunidades más resilientes. Este 5 de diciembre, Día Internacional del Voluntariado, reconocemos la gran labor de voluntarios y voluntarias comunitarios, corporativos, universitarios y de Naciones Unidas que día a día ponen sus conocimientos y esfuerzos a favor de las comunidades y del desarrollo sostenible para no dejar a nadie atrás.

Únete a esta iniciativa en: tejiendofuturoperu.com

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Perú 
Ir a PNUD Global