Perú impulsa una agenda para gestionar riesgo de desastres y mejorar competitividad

26-oct-2017

Expertos internacionales compartieron y contribuyeron con estrategias para la nueva “Agenda Perú Resiliente 2021 para la Competitividad y la Sostenibilidad”.

El encuentro internacional “Agenda Perú Resiliente 2021”, organizado por la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios (ARCC) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) concluyó esta tarde con recomendaciones para resolver con eficacia los complejos desafíos que plantean los riesgos de desastres para la competitividad y sostenibilidad del país.

Expertos de diversos países, como México, Ecuador, Colombia, India, Italia, Reino Unido, Estados Unidos y Holanda, además de las Naciones Unidas, se reunieron en Lima para compartir estrategias y buenas prácticas relacionadas a la gestión y prevención del riesgo de desastre que permitirá fortalecer el renovado compromiso del Estado peruano por liderar la gestión en Latinoamérica y, por tanto, proteger las inversiones futuras.

“Esta iniciativa demuestra la importancia de promover espacios de diálogo y consenso sobre preocupaciones que implican decisiones que van más allá de la emergencia y la respuesta”, indicó María del Carmen Sacasa, Coordinadora Residente del Sistema de las Naciones Unidas y Representante Residente del PNUD en el Perú.

La agenda consiste en un conjunto de recomendaciones que dará un nuevo impulso al compromiso nacional en favor de la gestión de riesgo de los desastres como un enfoque a tomar en cuenta en todos los proyectos de inversión a futuro, sobre todo en el contexto de la reconstrucción con cambios.

Captura de pantalla 2017-10-23 a las 16.21.11


Las conclusiones de estas sesiones plenarias se organizan dentro de seis lineamientos estratégicos:

Promover la transparencia para una mejor gestión

Al gestionar de manera efectiva sus riesgos, el Perú tendrá una ventaja comparativa para atraer inversiones. Para ello, el país revelará de manera transparente sus niveles de riesgos y los avances logrados para gestionarlos. Un sistema de indicadores sobre la gestión del riesgo de desastre podría alimentar tanto al monitoreo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y de otros compromisos internacionales.

Estimar escenarios futuros frente a múltiples amenazas

Los expertos coincidieron en que es necesario estimar las posibles pérdidas de ocurrir un desastre, tomando en cuenta las múltiples amenazas y el contexto de cambio climático que vive el país. Al contar con tales estimaciones probabilísticas, en particular de las cuencas hidrográficas de la costa peruana, las autoridades podrán mejorar la toma de decisiones sobre cómo evitar o reducir posibles pérdidas.

 

Integrar sistemas de alerta temprana en todos los niveles del gobierno

Si algo hemos aprendido es que la información climática no llega a todos. Un sistema de alerta temprana funciona solo cuando motiva o activa una respuesta. Tenemos que repensar los sistemas para que estén centrados en las comunidades, construidos de abajo hacia arriba”, afirmó Rodney Martínez, Director Internacional del CIIFEN.

Los sistemas de alerta temprana incluyen redes de información y comunicación conectados y articulados a nivel nacional, regional y local para que las autoridades y la población puedan tomar decisiones oportunas ante situaciones de emergencia o desastre. Los especialistas precisaron que se necesitan integrar los sistemas a fin de que se generen respuestas en los distintos niveles del gobierno, desde el más alto, hasta el regional, local y comunitario.

 

Transferir riesgos e incentivar un mercado de seguros contra desastres

A nivel internacional, una de las estrategias más utilizadas para reducir el impacto de futuros desastres es el aseguramiento y reaseguramiento de la infraestructura pública como escuelas, hospitales, y carreteras. El país debe evaluar estrategias para transferir una parte del riesgo fiscal al mercado de los seguros, así como para desarrollar nuevos productos de seguro para vivienda, agricultura y otras actividades productivas donde se contemple el acceso de los sectores más pobres.

 

Reconstruir con infraestructura resiliente

Las inversiones públicas y privadas en infraestructura que no integran de manera adecuada las consideraciones de riesgo se convierten en los desastres de mañana, coincidieron los expertos. El Perú necesita un nuevo estándar de resiliencia tanto para las fases de diseño y ejecución de infraestructura, incluyendo la oportunidad de infraestructura verde. Al igual que la adopción, en el corto plazo, de un protocolo para la reconstrucción de la infraestructura afectada por el Niño costero que garantice altos estándares de resiliencia.

 

Mejorar la gobernanza a nivel local y regional

“Es la práctica la que no se está transformando. La reducción del riesgo no es una acción, no es un solo proyecto, es una política estratégica en la cual tienen que ver todos los actores estratégicos del desarrollo de un país”, aseguró Elizabeth Mansilla de la Universidad Autónoma de México.

Durante la sesión se enfatizó que las capacidades que pueden existir a nivel nacional no necesariamente se reproducen a nivel regional o local, por  ello, el país requiere reforzar estas capacidades para la gestión del riesgo mediante instrumentos como los perfiles de resiliencia, para asegurar la integración de la gestión del riesgo en los planes y proyectos de desarrollo urbano y local bajo su responsabilidad.

 

De esta manera, se generó una oportunidad sin precedentes para que el país garantice que el “cambio” de la reconstrucción vaya más allá de restituir el bienestar perdido, dejando una sociedad más resiliente y preparada para enfrentar futuros desastres.

 

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Perú 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe