Los derechos de los damnificados

04-may-2017

Foto: Renzo Velásquez Bernal/ PNUD Perú

Este artículo forma parte de una serie en la que expertos del PNUD comparten sus puntos de vista y experiencias en el marco de la Plataforma Mundial sobre la Reducción del Riesgo de Desastres que se llevará a cabo en mayo, y la Conferencia Mundial de Reconstrucción en junio.

En las últimas semanas hemos sido testigos de las devastadoras consecuencias que las lluvias intensas y derrumbes han causado en el Perú, afectando a miles de seres humanos. En contraste, esta situación también se ha convertido en una oportunidad única para cohesionar al país pudiendo demostrar a sus habitantes y al mundo que se puede emerger de la dificultad bajo una sola fuerza, uniendo diversos niveles de gobierno, clase política, sociedad civil, población de todas las edades y comunidad internacional, por el mismo propósito: la recuperación de las personas.

La asistencia humanitaria debe ser oportuna y fiable para evitar la pérdida de vidas. Sabemos que los desastres acrecientan las brechas y vulnerabilidades pre-existentes. Según el Instituto de Economía y Desarrollo Empresarial de la Cámara de Comercio de Lima, alrededor de 700,000 personas podrían ingresar a una situación de pobreza a causa del Fenómeno de El Niño Costero. Ante esto es importante hacer prevalecer el derecho de todas las personas sin discriminación alguna. Debemos garantizarles una vida digna, asegurándoles integridad, seguridad y la recuperación de sus medios de vida. Las niñas, niños, mujeres gestantes, personas con discapacidad y adultos mayores requieren de nuestra atención especial e inmediata. Recordemos también que las consecuencias de los desastres exacerban los riesgos de violencia. Es fundamental el soporte psico-emocional para quienes han sido desplazados.

Al recorrer el territorio, constatamos que es esencial que nuestro trabajo fortalezca el ejercicio ciudadano y la participación activa de las personas damnificadas y afectadas, tanto durante el proceso de asistencia humanitaria como a lo largo del proceso de recuperación para que éste sea sostenible, evitando reeditar condiciones de riesgo a futuro.

En esta emergencia se han activado mecanismos nacionales e internacionales para complementar esfuerzos del Gobierno. Desplegamos a un equipo de Naciones Unidas para la Evaluación y Análisis de Necesidades (UNDAC) que, junto a especialistas sectoriales, analizaron y evaluaron la situación en las comunidades de las 5 regiones más afectadas del país con el objetivo de dar una respuesta rápida e integral, poniendo en el centro de nuestra labor a las personas.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) desplegó un grupo de especialistas desde el inicio de la emergencia, para apoyar al gobierno nacional y a los gobiernos regionales y locales a organizar e implementar las acciones de recuperación temprana en favor de la población en situación de mayor vulnerabilidad.

En el terreno, el PNUD está empezando a implementar en coordinación con el Ministerio de Trabajo un proyecto piloto de empleo en emergencia para la remoción de lodos contaminados en unos de los barrios de Piura más afectados por las inundaciones con la finalidad de facilitar el retorno seguro de las poblaciones que actualmente se encuentran hospedadas en los albergues temporales y reduciendo además el riesgo sanitario y ambiental.

En el mediano plazo PNUD estará brindando asistencia técnica a Gobiernos subnacionales priorizados para la reactivación económica de la población mayormente afectada.

Nuestro principal mandato es contribuir al desarrollo humano sostenible de los países y, en esta tarea, consideramos que la Gestión del Riesgo de Desastres es una de nuestras prioridades. Esto incluye actuar de manera comprometida y de la mano con las autoridades nacionales en situaciones de desastres como las sucedidas recientemente, brindando el apoyo a las poblaciones afectadas, complementando la respuesta estatal y conjugando esfuerzos para responder a las necesidades de recuperación temprana y el restablecimiento de los medios de vida, pero sin “reconstruir los riesgos”, tal como ha sido expresado por el Gobierno Peruano.

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Perú 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe