24 avances de diálogo y gobernanza de los recursos naturales en Perú

12-oct-2016

Foto: Proyecto "Alianzas para el Diálogo"

Foto: Proyecto "Alianzas para el Diálogo"

América Latina y el Caribe albergan varios de los países megadiversos y con gran cantidad de recursos naturales en el mundo. Además de poseer un tercio del agua dulce de la tierra, también concentra parte importante de las reservas mineras y petroleras del planeta. El aprovechamiento de estos recursos ha permitido un crecimiento económico sostenido, pero ¿se ha logrado traducir este crecimiento en desarrollo sostenible?

La realidad evidencia que los beneficios obtenidos del aprovechamiento de estos recursos no han sido distribuidos equitativamente y que, en algunos casos, han existido afectaciones sociales y ambientales. La consecuencia principal es el incremento de los niveles de conflictividad y fragmentación social.

Este escenario, plantea la necesidad de garantizar que los Estados cuenten con mayores capacidades[1] para facilitar procesos de diálogo multiactor, impulsar la construcción de visiones compartidas e implementar políticas públicas que promuevan la gestión sostenible de los recursos naturales[2].

¿Qué está pasando en Perú?

Durante los últimos cinco años, Perú –uno de los países de la Región con mayor cantidad de recursos naturales– ha registrado en promedio 237 conflictos sociales por año, de los cuales el 64% son de tipo socioambiental[3]. Asimismo, se han incrementado los niveles de desconfianza de la ciudadanía frente a las instituciones públicas y sus roles de regulación y fiscalización ambiental, de transparencia, entre otros. Estos elementos complejizan el escenario y conllevan a un sinnúmero de desafíos.

El Proyecto “Alianzas para el Diálogo”

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) viene brindando asistencia técnica al Estado peruano desde el año 2012, con el objetivo de fortalecer sus capacidades para la prevención y gestión de conflictos sociales mediante la institucionalización del diálogo multiactor. Es así que, en coordinación con la Presidencia del Consejo de Ministros y con el soporte financiero del Gobierno de Canadá, implementa el Proyecto “Alianzas para el Diálogo: Prevención de conflictos sociales en el uso de recursos naturales”.

En este proceso, junto con la creación de la Oficina Nacional de Diálogo y Sostenibilidad (ONDS), se impulsó la coordinación multisectorial para la implementación de mesas de diálogo y desarrollo, de redes de alerta temprana y de mecanismos de monitoreo y seguimiento para la prevención y gestión de conflictos. Asimismo, se generó una serie de herramientas para garantizar el uso responsable de los recursos naturales y la puesta en marcha de mecanismos de participación como son la Consulta Previa y el Grupo de Trabajo de Políticas Indígenas (GTPI), que viene resultando en coordinaciones entre las organizaciones indígenas y los sectores del Estado en torno al diseño e implementación de políticas indígenas.

Además, alrededor de 3,494 representantes de ministerios, gobiernos regionales y organizaciones de sociedad civil han sido capacitados en estos temas con el objetivo incrementar sus conocimientos y herramientas para su participación efectiva en espacios de diálogo. A nivel regional, se apoyó la creación de unidades y equipos de diálogo en Piura, Cusco, Moquegua, Puno, San Martín, Loreto, Arequipa y Apurímac. Y con la sociedad civil se ha impulsado la articulación de sus propuestas con el quehacer del Estado.

24 avances de diálogo y gobernanza de los recursos naturales en Perú

El Proyecto "Alianzas para el Diálogo” es una de las primeras experiencias en abordar esta compleja temática a nivel de América Latina y el Caribe, y en esta oportunidad comparte su memoria 2012 – 2015 “Diálogo y gobernanza de los recursos naturales” que presenta 24 avances representativos impulsados con el liderazgo de sus contrapartes, así como los principales aprendizajes obtenidos en este periodo.

La variedad de experiencias muestran los esfuerzos de instituciones públicas, privadas y civiles por construir y fortalecer una arquitectura institucional que permita posicionar el diálogo multiactor como una herramienta para la prevención y gestión de conflictos sociales, la construcción de confianza y el acercamiento entre el Estado y la ciudadanía, en el marco del desarrollo sostenible.

El PNUD agradece la voluntad y compromiso de las diversas instituciones y al Gobierno de Canadá por su apuesta hacia el fortalecimiento de la gobernabilidad democrática y la gobernanza de los recursos naturales en el país.

 

[1] UNDP’s Strategy for Supporting Sustainable and Equitable Management of the Extractive Sector for Human Development. En: https://goo.gl/qzuC26

[2] Plan Estratégico del PNUD 2014 – 2017. Cambiando con el mundo. En: https://goo.gl/uUehWC

[3] Defensoría del Pueblo 2012 – 2016. En: https://goo.gl/l5PY75