Se inician las postulaciones para los Premios por la Paz 2014

19 may 2014

La ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), Carmen Omonte, aseguró que una de las formas de violencia en el país es la pobreza y por ello el gobierno ha asumido el reto de apoyar a las familias del país a que salgan de la misma.

En el marco de la presentación de la octava edición del Premio por la Paz 2014 impulsado por el MIMP que reconoce y estimula la labor que desde el estado y la sociedad civil se efectúa a favor de una Cultura de Paz, la ministra Omonte recordó que durante años el Perú sufrió la violencia insana del terrorismo que marcó a toda una generación.

En ese sentido, fue clara en manifestar que es tarea de todos buscar que las nuevas generaciones vivan en un ambiente de paz, de manera que los niños, niñas y adolescentes del país evolucionen positivamente y sean mejores ciudadanos y ciudadanas a futuro.

Por su parte, monseñor Luis Bambarén manifestó que el rol que juega la sociedad en la prevención de la violencia es de suma importancia, en ese sentido, indicó que el papel de la familia es trascendental para lograr que la armonía y la paz al interior de los hogares se vea reflejada en una mejor sociedad.

Lamentó que de acuerdo a estadísticas alrededor de 114 menores hayan sido asesinados el pasado año, donde el 66% de dicha cifra fueron niñas y el resto niños. Así, dijo que el 23% de los asesinatos fueron cometidos por las propias madres. “Esto es vergonzoso”, dijo Bambarén.

Asimismo, dijo que de 3,765 registrados por violencia familiar y abuso sexual, el 90% de ello fueran contra niñas. “Debemos promover el respeto por los más pequeños y defenderlos de cualquier tipo de abuso”, manifestó Bambarén.

A su turno, el representante del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Didier Trebucq manifestó que la iniciativa promovida desde el MIMP era buena porque permitirá ir consolidando el respeto por los valores, además de fomentar una ciudadanía responsable e inculcar la tolerancia y no discriminación cualquiera sea sus formas.

Debe destacarse que el Premio por la Paz 2014 considera cuatro (4) categorías: Sociedad Civil con la finalidad de aplicar adecuadamente los criterios de evaluación de las candidaturas, esta categoría comprende dos subcategorías: Persona Natural de la Sociedad Civil: Ciudadanos y ciudadanas que en su trayectoria de vida hayan realizado acciones destacadas que promuevan una Cultura de Paz; y también Institución de la Sociedad Civil: Instituciones y organizaciones de la sociedad civil que de manera colectiva hayan demostrado aportes significativos en la construcción de una Cultura de Paz.

Están comprendidas las iglesias, los organismos no gubernamentales, las asociaciones, los colegios profesionales, los sindicatos, organizaciones vecinales, clubes de madres, entre otros.

Asimismo, Empresa Privada: Las empresas o empresarios que desarrollan su actividad con responsabilidad y contribuyen a la construcción de una Cultura de Paz. Estado: Funcionarios o servidores públicos, así como entidades públicas que con el correcto desempeño de sus funciones favorecen la construcción de una Cultura de Paz y, Medios de Comunicación.

Al igual que la Categoría “Sociedad Civil”, esta última categoría comprende dos subcategorías: Persona Natural de los Medios de Comunicación: Varones y mujeres que trabajan en medios de prensa y comunicación y que con su labor realizan un aporte significativo en la construcción de una Cultura de Paz. Institución de los Medios de Comunicación: Empresas de comunicación, medios impresos y programas radiales y televisivos que con su desempeño contribuyen significativamente en la construcción de una Cultura de Paz.

El Premio por la Paz precisa que los candidatos/as deben tener una trayectoria que refleje un aporte decidido en la construcción de una Cultura de Paz, definiéndose ésta al conjunto de valores, actitudes, tradiciones, comportamientos y estilos de vida orientados a: Promover en las personas, familias y grupos sociales, el desarrollo de capacidades para el diálogo, la cooperación, la conducta ética, la no violencia y la participación plena en la vida social.

Asimismo, promover el reconocimiento y respeto a la igualdad de derechos y oportunidades entre mujeres y hombres, como también promover la inclusión, la tolerancia, la no discriminación y la erradicación de la violencia.