Agua, Energía y Gobernanza : La ONU apoya la gestión del agua en el Perú

21 mar 2014

La ONU ha declarado el 22 de marzo como el Día Mundial del Agua con el objetivo de llamar la atención sobre la importancia del agua, su adecuado uso y conservación. El lema del presente año es: “Agua, la Energía y la Gobernanza”. En el marco de esta celebración, el Sistema de las Naciones Unidas quiere resaltar los esfuerzos de la organización realizados en apoyo a la institucionalidad y la gobernanza para la gestión sostenible de los recursos hídricos del Perú.

De acuerdo con la ONU, más de 3,500 millones de personas en el mundo no tienen satisfecho el derecho al agua y no cuentan con servicios básicos de saneamiento. Según el IDH Nacional del año 2013, el Perú es el país con mayor disponibilidad de agua dulce por habitante en América Latina. En promedio, cada peruano tiene 77 600 m³ de agua al año (MINAM 2012). A pesar de esta extraordinaria oferta hídrica y de una baja densidad demográfica (17,6 hab/km²), se advierte una aguda escasez de agua debido a la limitada accesibilidad, una alta ineficiencia y mala gestión de este recurso.

El contraste entre la distribución de los pobladores y el curso natural de las aguas es una de las más importantes contradicciones del desarrollo nacional. Además, los procesos económicos y políticos han ido generando este contrasentido histórico: el Perú dejó atrás su cultura andina de agua y tierra para aceptar el curso del comercio internacional y su integración mundial de cara al mar.

Por una gestión sostenible del agua en el Perú (ANA)

Ante este contexto, las agencias de la ONU vienen reforzando las capacidades de las autoridades nacionales, regionales y locales a través de los diferentes ministerios involucrados como Ambiente, Agricultura, Energía y Minas, Producción, Salud, Vivienda y Saneamiento, así como entidades técnicas públicas, privadas y sector académico, mediante la asesoría en el diseño de políticas, la implementación de proyectos de asistencia técnica, la elaboración de estudios hídricos y ambientales de gran complejidad; el acompañamiento a los funcionarios y al personal en el terreno.

“La asistencia que la ONU brinda al Gobierno Peruano a través de los diferentes sectores, entidades y a la Autoridad Nacional del Agua, se materializa en el intercambio de especialistas internacionales; el acompañamiento en la planificación y ejecución de programas en contextos sociales complejos; así como lineamientos de políticas de acuerdo con el Programa Hidrológico Internacional de la UNESCO. Por ello, en el marco del Día Mundial del Agua, queremos reforzar nuestro mensaje de colaboración con el Perú a fin de lograr una gobernanza para el manejo adecuado de los recursos hídricos, en beneficio de las poblaciones” manifiesta Rebeca Arias, Coordinadora Residente de la ONU en el Perú.

Entre algunos ejemplos de intervenciones actuales se encuentra el apoyo que el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) viene realizando al Ministerio de Ambiente en la realización de la Vigésima Conferencia de las Partes del Convenio Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP20 de CMNUCC) que se realizará durante el próximo mes de diciembre; donde se vienen implementando diversas iniciativas a fin de establecer una relación entre el manejo de bosques y la conservación del recurso hídrico como un mecanismo de adaptación al cambio climático, en el que los grupos sociales y comunidades organizadas pueden jugar un papel determinante.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) está apoyando a la presidencia peruana de la COP20 con un conjunto de actividades preparatorias, incluyendo el intercambio con el sector privado en el campo de las microfinanzas para catalizar inversión en la adaptación al cambio climático basada en ecosistemas. El PNUMA organizará talleres regionales preparatorios de negociadores nacionales, y apoyará la participación de periodistas en la COP20 y su formación en las materias abordadas en esta cita internacional.

El acompañamiento de UNESCO se ha centrado en la gestión del conocimiento y  fortalecimiento de capacidades, particularmente en recursos hídricos y adaptación al cambio climático en Sitios de Patrimonio. Ejemplo de ello, fue el taller: “El Impacto del Retroceso de los Glaciares en los Andes: Red Internacional Multidisciplinaria para Estrategias de Adaptación”. UNESCO también apoyó a la Autoridad Nacional del Agua, en el desarrollo de la estrategia de sensibilización, comunicación y difusión durante la Campaña por el Mes del Agua 2013. En el marco de la COP20, UNESCO contribuirá al diálogo sobre temas de agua y cambio climático en zonas de montaña.

La OPS/OMS trabaja de manera coordinada con el Ministerio de Salud (MINSA) y la Dirección General de Salud Ambiental (DIGESA) a través del Equipo Técnico Regional de Agua y Saneamiento (ETRAS) en la prevención de aquellas enfermedades transmitidas por el agua, entre las que se encuentran las enfermedades transmisibles, las parasitarias, como aquellas no transmisibles relacionadas a la contaminación. ETRAS ha trabajado los Planes de Seguridad del Agua (PSA) apoyando la elaboración de la normativa nacional relativa al Plan de Adecuación Sanitaria (PAS) para las Empresas Prestadoras de Servicio  (EPS) de Agua.

En el país, la FAO está apoyando al Minagri en tres áreas: en la formulación de una política nacional de promoción de la agricultura familiar que incluye aspectos sobre la gestión de recursos naturales para la economía campesina. Asimismo, se está desarrollando un proyecto de cogestión de cuencas hidrográficas, y finamente se ha realizado un estudio liderado por Banco Mundial que contiene un análisis del sector de riego y recomendaciones para afrontar retos y oportunidades en la actualización de la “Política y Estrategia Nacional de Riego”.

La Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), en conjunto con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) vienen trabajando con la Autoridad Nacional del Agua (ANA) en la realización de estudios hidrológicos y proyectos de asistencia técnica en diferentes regiones del país, en contextos de gran complejidad socio ambiental.

Es conveniente mencionar que la oferta de agua en el Perú y en el mundo está cada vez más limitada y la demanda sigue en aumento. Por ello, suministrar y manejar el agua en todos los sectores es importante mediante políticas públicas concertadas, además de instituciones fortalecidas. La gobernanza del sector del agua es esencial para la coordinación y articulación de acciones. Ello permitirá la mejora en la cobertura efectiva del agua en particular en los sectores más vulnerables de la población mejorando su expectativa y calidad de vida.