Desigualdad de ingresos es el reto para el Estado Peruano para elevar el nivel de desarrollo humano

11 abr 2013

image

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) presentó en Lima el Índice de Desarrollo Humano (IDH) 2013, medición que evalúa el nivel de desarrollo de un país tomando en cuenta indicadores del nivel de vida (ingreso nacional bruto per cápita), pero también las condiciones de salud (expectativa de vida al nacer) y la educación (años promedio alcanzados y años esperados de educación) de su población.

En esta medición, utilizando cifras incluidas en el informe global del año 2012, el Perú tiene un nivel de desarrollo humano alto (en un universo de Muy Alto / Alto / Medio / Bajo) y ocupa el puesto 77 de 187 países, con un valor IDH de 0.741,  superior al 0.738 alcanzado en el año 2011.

Este crecimiento registrado por el Perú en el IDH es parte de la tendencia de largo plazo que el país viene mostrando. Entre 1980 y 1990 el IDH del Perú creció un promedio anual 0.65%. Entre 1990 y 2000 creció 0.93% y entre 2000 y 2010 creció 0.78%.  Según el Informe de Desarrollo Humano 2013, el Perú presenta una esperanza de vida al nacer de 74,2 años; 8,7 años promedio de escolaridad y un ingreso nacional bruto per cápita de US$ 9,306. En comparación, Noruega lidera el ranking con 81,3 años de esperanza de vida, un promedio de 12,6 años de escolaridad y  un ingreso nacional bruto per cápita de US$ 48,688; Chile lidera en Latinoamérica con 79,3 años de esperanza de vida, 9,7 años de escolaridad y un ingreso de US$14,987 per cápita.

El ascenso del Sur

El IDH es parte del Informe de Desarrollo Humano 2013, titulado El ascenso del Sur, que revela que millones de personas salieron de la pobreza entre 1990 y 2012. Cuenta que, en ese período, más de 40 países del Sur (entre los cuales se encuentra Perú) tuvieron incrementos en el valor del IDH que fueron mucho mayores a los pronosticados en función de su valor del IDH en 1990.

“El ascenso del Sur no tiene precedentes en velocidad y escala. Nunca antes en la historia, las condiciones de vida y las perspectivas de futuro habían cambiado tanto ni tan rápido. Gran Bretaña, donde se origino la Revolución Industrial, demoró 150 años en duplicar la producción per cápita; Estados Unidos demoró 50. En contraposición, el despegue económico actual de China e India (…) duplicó su producción per cápita en menos de 20 años”, señala el informe.

Además, enumera los 25 países que se ubicaron entre los países en desarrollo que registraron las más altas reducciones en el déficit del IDH o que registraron las tasas anuales de crecimiento más elevadas de ingresos per cápita durante igual período. En dicha lista se encuentran Chile, Argentina, México, Panamá, Brasil y República Dominicana.

Mecanismos impulsores

El informe señala que dichos países han logrado este mayor desarrollo gracias a tres mecanismos impulsores. “Se trata de tres puntos que tienen especial relevancia para el Perú y que deben ser tomados en cuenta si queremos conseguir un país con un mayor desarrollo”, indicó Rebeca Arias Coordinadora Residente del Sistema de naciones Unidas y Representante Residente del PNUD en el Perú.

El primer impulsor es un Estado proactivo, con visión de largo plazo y capacidad de desarrollar políticas que busquen la articulación y cooperación del sector público y el sector privado para sostener el crecimiento económico. El segundo es el aprovechamiento de los mercados mundiales a través de una integración gradual y sostenida, donde el Estado acompaña al empresariado y a la sociedad en la generación de nuevas competencias.

Finalmente el tercer mecanismo impulsor es la aplicación de políticas sociales efectivas y novedosas, fundamentalmente en educación, salud e infraestructura básica, que permitan apuntalar el crecimiento económico a largo plazo, respaldando el surgimiento de una fuerza de trabajo saludable e instruida. Este es un tema vital para un país como el Perú, cuyo gobierno se ha comprometido con una estrategia de inclusión social y de reducción  de las desigualdades y de la pobreza. El Informe resalta que algunos países del sur, como Brasil y México, han implementado políticas sociales innovadoras que  contribuyeron  a liberar de la pobreza a millones de personas,  al punto que otros países han replicado estas políticas.

Si bien se celebra el éxito de muchos países del Sur, el Informe también llama la atención sobre cuatro elementos que deben ser tomados en cuenta por los países con mayor progreso para poder mantener sus logros en el tiempo. Estos elementos son la equidad; la libre expresión, la participación y la rendición de cuentas, cuya importancia es mayor en los jóvenes, que buscan influir sobre políticas que garanticen protección social y progreso; el hacer frente a los desafíos ambientales con cambios estructurales y políticas novedosas; y la gestión del cambio demográfico. Con respecto a este último desafío, una mayor educación permitirá a Perú aprovechar las ventajas de su transición demográfica dado que tendrá una mayor y más productiva fuerza laboral, así como prepararse para el futuro envejecimiento de su población”, indicó José Pineda Investigador Senior de la Oficina del Informe Sobre el Desarrollo Humano del PNUD.

Los  retos para el Perú

“Consideramos que los resultados del Informe plantean diversos retos para el Perú: el primero es seguir avanzando en la reducción de la pobreza, pues en el país se  mantienen remanentes de pobreza donde los beneficios del  crecimiento tardan en llegar, e incluso a veces el mismo Estado tiene dificultades para  hacerse presente.  Por ello es importante evaluar cómo nos afecta la desigualdad y cuánto pierde el país por este factor”, señaló Rebeca Arias.

Explicó que, si bien en el Índice de Desarrollo Humano (IDH) el Perú obtiene un valor de 0.741, cuando  éste se ajusta por el factor desigualdad, el valor global del IDH se reduce en 24.3%.  El factor  que más incide en esta reducción del desarrollo humano es la desigualdad de ingresos existente en la población peruana.  “La tendencia del Perú es de crecimiento, y esto es positivo, sin embargo, existe una gran diferencia entre el crecimiento de las grandes ciudades y el de las zonas rurales, y esa es una tarea pendiente”, agregó la oficial.

La Ministra de Desarrollo e Inclusión Social, Carolina Trivelli, comentó sobre la presentación del IDH 2013, refiriéndose a las políticas sociales realizadas en el Perú. “Las políticas sociales han cambiado drásticamente, tenemos en el Perú mucho trabajo en materia de desarrollo humano. Aunque nos va bien en promedio, debemos acortar brechas entre ciudadanos. Todas las personas sin importar donde hayan nacido, ni que idioma hablen ni que nivel educativo tengan sus padres, tendrán una oportunidad de salir si se esfuerzan” señaló. Estas políticas junto al Informe sobre Desarrollo Humano tienen la misión de formar un futuro exitoso en igualdad.

Cambio climático

Finalmente, Rebeca Arias agregó que, además del enorme reto de cerrar las brechas de  desigualdad, el  Perú también la gran tarea de mitigar los  efectos del cambio climático y desarrollar estrategias de adaptación para reducir los impactos adversos en la población.

“La pobreza se acentúa con la degradación medioambiental, pues la actividad de los pobres está más vinculada a la tierra, dependen más del clima, y al haber riesgos climáticos, esto afecta su productividad. Además, al no tener acceso a recursos y  tecnología, los pobres tienden a sobreexplotar la tierra, las fuentes de agua y los demás recursos naturales de los que depende su sobrevivencia. Es necesario, entonces, que se implementen políticas de Estado para abordar estos problemas, pues de lo contrario, las brechas de desigualdad se pueden acrecentar”, indicó  la representante del PNUD en el Perú.