Erradiquemos la violencia contra las mujeres

08 mar 2013

imageFoto: PPD del GEF/PNUD

La conmemoración del Día Internacional de la Mujer nos permite reflexionar sobre el avance de la mujer y sus conquistas obtenidas para el acceso y ejercicio de sus derechos así como las disparidades que persisten en el mundo. Muchas mujeres y niñas están impedidas de ejercer libremente sus derechos, objeto de injusticias, violencia, abusos y tratos desiguales en relación a los varones. 

América Latina y el Caribe enfrentan también desafíos. Las mujeres se encuentran sobre todo en segmentos más precarios del mercado laboral; el 14% de las trabajadoras se dedican al trabajo doméstico remunerado. Las mujeres trabajan en promedio más horas al día en comparación a los varones por la recarga laboral de trabajo remunerado y no remunerado. La brecha de ingreso entre hombres y mujeres con igual edad y nivel de educación llega al 17%.  En 2011, la tasa de desempleo de las mujeres era el 8,3%, superior al 5,9% de los hombres.  En cuanto a participación política, 7 países de la región han superado el 30% de participación femenina en las cámaras bajas ; las ministras ocupan actualmente alrededor del 22% de los ministerios. Uno de los factores  que explica el aumento de la representación política femenina ha sido la introducción de acciones afirmativas (cuotas) en las leyes electorales.  El 40% de las mujeres ha sido victima de violencia física y el 70% de los casos de feminicidio en la región quedan impunes.

El Perú ha suscrito y ratificado instrumentos que favorecen los derechos humanos de las mujeres y diversos mecanismos han sido diseñados e implementados, a fin de garantizar el respeto de derechos y la transversalidad del enfoque de género en leyes y políticas públicas.

En relación al Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM) 3, “Promover la igualdad de género y la autonomía de la mujer”, se ha cerrado la brecha de género en el acceso a la enseñanza primaria, secundaria y superior; sin embargo se observan desigualdades principalmente en zonas rurales, sierra y amazonia. La proporción de mujeres entre los empleados remunerados en el sector no agrícola ha mostrado una lenta tendencia al alza entre 2001 y 2011: de 33% a 38,5 %. Sin embargo, las mujeres siguen percibiendo una remuneración menor que sus pares varones; el ingreso promedio de la mujer equivale al 67% del ingreso promedio del hombre. De cada 10 personas que no saben leer ni escribir, 8 son mujeres; y el 26% de hogares tienen como jefe de hogar a una mujer; el uso del tiempo en tareas productivas y reproductivas también muestra grandes disparidades. Las mujeres dedican 24 horas semanales más que los hombres a tareas domésticas no remuneradas. El mayor acceso a servicios de salud pública ha contribuido a la reducción de la mortalidad materna (93 por 100,000 nacidos vivos), siendo aún de las tasas más altas de América Latina y se debe a causas prevenibles. La proporción de escaños ocupados por mujeres en el parlamento nacional aumentó en la última década con el impacto de la aplicación del mecanismo de cuota de género. El número de mujeres en el Congreso de la República se triplicó hasta casi alcanzar el 30%  en las elecciones de 2006; tras las últimas elecciones (2011), la representación femenina disminuyó al 21.5%. 8 de cada 10 mujeres peruanas han sufrido violencia a lo largo de su vida y un promedio de 8 mujeres son asesinadas cada mes; el 93.8% de feminicidios fueron cometidos por la pareja, ex pareja o familiar.

La violencia contra la mujer tiene repercusiones físicas y psicológicas para ellas y afecta también a sus hijas e hijos; genera ausentismo a sus centros de labores y menor ingreso familiar.

Promover la igualdad de genero y el empoderamiento de las mujeres requiere de la acción del Estado y demás sectores, con el fin de adoptar leyes y políticas que tengan como objetivos a: i) reducir las disparidades de genero en educación, salud y nutrición; ii) reducir las brechas de ingresos y de productividad entre mujeres y hombres y ampliar las oportunidades económicas de las mujeres; iii) aumentar la participación de las mujeres en la política y en la toma de decisiones; iv) erradicar toda forma de violencia contra las mujeres y las ninas. El Sistema de las Naciones Unidas en el Perú prioriza los objetivos mencionados, brindando cooperación para contribuir a que el país avance sustantivamente en la igualdad de genero y el empoderamiento de la mujer, acelerando el logro de los ODM y el progreso mas alla del 2015.

Rebeca Arias, Coordinadora Residente de Naciones Unidas y Representante Residente del PNUD en el Perú.