"Es minúsculo lo que nos separa e inmenso lo que nos une"

07 feb 2013

image

En 2010, la Asamblea General de la ONU proclamó la «Semana Mundial de la Armonía Inter-confesional entre todas las religiones, confesiones y creencias» en la resolución 65/5 aprobada el 20 de octubre de ese año se afirma que la comprensión mutua y el diálogo entre religiones constituyen dimensiones importantes de la cultura de paz.

En el Perú, por segundo año consecutivo, la Casa de las Naciones Unidas alberga a representantes del Consejo Interreligioso del Perú así como de voluntarios e invitados de todas las creencias para dar inicio a la Semana Mundial de la Armonía Inter-confesional. En este evento, representantes de diversas religiones, confesiones y creencias se reúnen para dialogar acerca de temas comunes, lo que ayuda a establecer un ambiente de tolerancia, comprensión, armonía y cooperación. En esta ocasión, la reunión estuvo enfocada en los Objetivos de Desarrollo del Milenio, las tareas pendientes hacia el 2015, así como la agenda de acción para después de ese plazo.

Durante la inauguración, la Coordinadora Residente Naciones Unidas y Representante del PNUD en el Perú, Rebeca Arias, indicó que esta conmemoración brinda una oportunidad para centrar la atención  en lo que hacen los líderes religiosos, movimientos interconfesionales y las personas de todo el mundo y su importante papel en los esfuerzos que las Naciones Unidas realiza en pro de la paz y dio lectura a la declaración, que en esta fecha, hace el Secretario General. En dicho mensaje resaltó el párrafo que dice: “El respeto de la diversidad y el diálogo pacífico son esenciales para que la familia humana pueda cooperar globalmente para hacer frente a las amenazas compartidas y aprovechar las oportunidades comunes. Por esta razón, las actividades de los Estados, la sociedad civil y otros agentes encaminadas a crear confianza entre las comunidades y las personas constituyen el fundamento de tantas iniciativas de las Naciones Unidas, desde la Alianza de las Civilizaciones hasta nuestra amplia labor encaminada a proteger los derechos humanos, promover la cohesión social y crear una cultura de paz”.

Por otro lado, Monseñor William Godfrey, Obispo de la Iglesia Anglicana del Perú y Presidente del Consejo Interreligioso del Perú-Religiones por la Paz, destacó la labor de las Naciones Unidas en dar lugar a las religiones, confesiones e identidades religiosas. “Después de lo que se conoce como ‘9/11’, se dio a conocer que existen otras formas de religión que no deben ser ignoradas. En la carta del Secretario General de las Naciones Unidas, se dice que ‘para miles y millones de personas de todo el mundo, la fe es un elemento esencial de la vida’, y aquí muchos de nosotros compartimos eso”. Por último señaló que, si bien no se han logrado aún varios de los objetivos planteados al inicio del milenio, no se deben dejar de lado los esfuerzos colectivos e individuales para mejorar las condiciones en que viven cientos de miles de personas.  “Tenemos que dejar de  ver la pobreza en términos de áreas o lugares del mundo. Debemos empezar a verla dentro de la sociedad actual, aún en los países más ricos del mundo. No tenemos que ir muy lejos para encontrar la pobreza extrema”, indicó.

En este evento se realizó un panel sobre los avances y desafíos de los ODM con la participación de la Congresista Marisol Pérez Tello, quien trató la situación de pobreza e inclusión que enfrentan las poblaciones indígenas y rurales, la problemática de los/as “niños/as invisibles”, es decir, los que viven con sus madres en las prisiones y la trata de personas. La congresista Pérez Tello enfatizó la importancia de las políticas públicas para enfrentar estos problemas y el papel positivo que las iglesias  y confesiones pueden cumplir en trabajar con las familias y comunidades para combatir estos flagelos.