Agencias de las Naciones Unidas realizan taller de consulta sobre equidad de género en el mundo del trabajo

26 sep 2012

La incorporación de las mujeres al mundo del trabajo y las brechas de género que aún persisten en América Latina y el Caribe, son algunos de los principales temas que guían el proceso de consultas nacionales que están llevando a cabo en forma conjunta: la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ONU Mujeres, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación  y la Agricultura (FAO), y que hoy tuvo su encuentro para Perú en la ciudad de Lima.

En el taller, que reunió a representantes de gobierno, organizaciones de empleadores, de trabajadores, de la sociedad civil y del sector académico, se analizaron los principales datos relacionados con el desafío de la igualdad de género en el mundo del trabajo en la región, así como el tipo de políticas públicas y reformas legales aplicadas en esta materia.

Rebeca Arias, Coordinadora Residente de Naciones Unidas y Representante Residente del PNUD en el Perú, indicó que el encuentro realizado hoy forma parte de una serie de 13 encuentros nacionales que se están llevando cabo en países de la región, en el marco de la elaboración de un Informe Regional sobre Trabajo Decente e Igualdad de Género en América Latina y el Caribe.

 “En nuestra región hay avances muy importantes en lo que respecta a la igualdad de género en la  educación, no obstante lo que sucede en el mercado laboral es diferente, ahí se ve la discriminación de género. Los avances en educación que han tenido las mujeres todavía no se ha traducido en avances significativos en el ámbito laboral. Las mujeres en América Latina todavía reciben el 70% de ingresos de los hombres, en el caso del Perú es el 65%, según el Plan Nacional de Igualdad de Género que presentó el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables. Nos parece muy importante la realización de este estudio ya que el objetivo final es contar con un informe que brinde recomendaciones de políticas para los países, que contribuyan a generar trabajo decente con equidad de género”, finalizó Arias.

Por su parte, Elizabeth Tinoco, Directora Regional de la OIT para América Latina y el Caribe, sostuvo que “estamos viviendo un momento de oportunidades para América Latina. Somos una región que está en proceso de crecimiento económico sostenido, a pesar de las diversas crisis que han impactado al desenvolvimiento de la economía mundial.  La actual coyuntura no debe ser desaprovechada, y constituye una oportunidad indeclinable para avanzar de una manera firme en la generación de igualdad de oportunidades para mujeres en el acceso al empleo y en la calidad de vida”.

En el taller se destacó que a pesar de la creciente incorporación de las mujeres a la fuerza laboral (uno de los hechos impactantes en la dinámica de los mercados laborales de la región en las últimas décadas) y mejoramiento de su nivel de educación, persisten inequidades de género que se manifiestan entre otras, en las siguientes dimensiones:

  • Aún cuando creciente, la tasa de participación de las mujeres sigue siendo menor que la de los hombres y varía según las características personales de las mujeres y el contexto cultural en que se ubican.
  • La tasa de desocupación de las mujeres permanece en niveles elevados y más alta que la de los varones.
  • Las mujeres siguen sobre-representadas en ocupaciones de menor calidad y mayor informalidad.
  • Las mujeres son minoría entre los empleadores y poseen una desproporcionadamente baja participación en la propiedad de la tierra y del capital productivo y tecnológico.
  • Aun cuando las mujeres entran de a poco en nuevas ocupaciones tradicionalmente desempeñadas solo por hombres, persiste la segregación ocupacional.
  • Persiste la brecha de género en los ingresos del trabajo.
  • Las desigualdades de género se potencian con aquellas derivadas de las discriminaciones étnicas y raciales.
  • La conciliación entre la vida laboral y familiar, con corresponsabilidad en el cuidado, sigue siendo una meta pendiente.
  • Es expresiva la proporción de mujeres entre los pobres de la región. Además, las mujeres presentan también un grado más elevado de pobreza de tiempo.
  • El buen comportamiento de la mayor parte de las economías de la región en la última década, no ha creado suficientes oportunidades para quienes se integran al mercado laboral y las mujeres continúan rezagadas en términos de oportunidades de empleo y la calidad de estos.

Además, se investigará temas como la segregación ocupacional, las brechas de salarios, la situación de las mujeres en el medio rural y de las mujeres indígenas y afrodescendientes, la situación de las mujeres migrantes, el efecto de las jornadas de trabajo y la doble jornada que muchas enfrentan, la persistencia de políticas que puedan favorecer la discriminación y el aporte de las mujeres para la superación de la pobreza.

El informe de las agencias de la ONU será difundido a fines de 2012