Promueven reducción de la pobreza mediante el acceso de energía.

19 sep 2012

En el Perú, más de seis millones de personas no cuentan con energía eléctrica en sus hogares. Y, a nivel mundial, casi 900 millones de personas no tienen acceso a este servicio básico, en este contexto se presentó el libro “Panorama Energético de los Pobres 2012”, un estudio de investigación que revela las necesidades energéticas de los menos favorecidos a nivel mundial, con la finalidad de agendar esta problemática en los principales actores económicos y políticos de la sociedad peruana.

En la presentación del libro, Rebeca Arias, Coordinadora Residente de Naciones Unidas y Representante Residente del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en el Perú, señaló que su publicación es oportuna en este 2012 debido a que La Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el año 2012 como Año Internacional de la Energía Sostenible para Todos. “Esta promulgación ofrece una valiosa oportunidad para profundizar sobre la importancia de incrementar el acceso sostenible a la energía, la eficiencia energética y la energía renovable en todo nivel”, indicó.

Rebeca Arias señaló que uno de los sectores más afectados por la falta de acceso a energía es la agricultura. “El aumento de la productividad agrícola es un factor clave para la seguridad alimentaria, la generación de ingresos, el desarrollo de las zonas rurales y con eso se contribuye a la reducción de la pobreza mundial”, dijo.

Indicó además que las micro y pequeñas empresas, también tienen sus propias necesidades de diferentes tipos de energía para sobrevivir y prosperar. “El acceso a diferentes tipos de energía es fundamental para cualquier actividad empresarial, y sin acceso a servicios modernos de energía, no será posible para los pobres escapar de su situación. El primer paso para aumentar el acceso a la energía es medir adecuadamente la pobreza energética porque el acceso a la energía afecta en diferentes formas a las poblaciones y es clave tener una base común para que los gobiernos puedan hacer sus planes energéticos”, señaló Rebeca Arias. 

Por su parte Alfonso Carrasco, Director Regional de la Oficina para América Latina de la ONG Soluciones Prácticas, sostuvo que el acceso universal a la energía crearía un cambio gradual en la reducción de la pobreza en los países en desarrollo y ayudaría a los más de 6 millones de peruanos a salir de la oscuridad y actividades monótonas que muchos se ven obligados a soportar a diario.

Carrasco aseguró que, cuando las comunidades en situación de pobreza tienen acceso a la energía sostenible necesaria para desarrollar actividades a las pequeñas y grandes empresas, es posible escapar del círculo de la pobreza que va en aumento en la agenda internacional.

Panorama Energético de los Pobres 2012 (PPEO 2012) presenta un estudio realizado en 6 comunidades del Perú y es la segunda de una serie de tres publicaciones que muestra claramente la relación entre acceso a energía y pobreza, y los retos para llegar al concepto de Acceso total a la energía en el 2030, promovido por las Naciones Unidas.

Participaron en la Mesa de Comentaristas, Ana Moreno, Coordinadora de Proyectos de ENDEV/GIZ Perú; Alfonso Carrasco, Director Regional de la Oficina para América Latina de Soluciones Prácticas; y Pedro Gamio, Asesor principal Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura.