Nuestras historias

  • 2.500 familias hacen de la tradición su medio de vida
  • Cojata multicolor
  • El distrito que no se dejó enterrar

    En el 2013, Valentina decidió aliarse al Programa Inclusivo de Desarrollo Empresarial Rural (PRIDER), que en Ayacucho es implementado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Cooperación Financiera de Desarrollo (COFIDE). El PRIDER concibe el sistema financiero formal una herramienta de desarrollo, y por ello intenta acercar a las poblaciones rurales a éste a través de cursos de alfabetización financiera y el acompañamiento con asesoría técnica.

  • El gran desafío de Jililí
  • Hilando fino contra la pobreza
  • La revolución de las algas

    La comunidad pesquera de Marcona encontró que el mar varaba oportunidades en forma de algas. El sargazo, una planta que antes era considerada una plaga, se ha convertido en una fuente de sustento y una nueva forma de trabajar y progresar. Hoy, Marcona se ha convertido en guardiana de la biodiversidad.

  • Ochenta y ocho mujeres y un destino

    El duro trabajo de las campesinas rurales para hacer entender a los varones que “son mucho más que relleno”.

  • UNICAS: financiando el desarrollo
  • Una mirada hacia el desarrollo sostenible

    En Ayacucho — la región más afectada por los años de violencia y aún la segunda más pobre del país— la iniciativa PRIDER ha generado una cultura de ahorro y crédito en las comunidades rurales.

  • Vivir del cacao

    El cacao sostenible sabe mejor. ¿Cómo hacer que la producción de este cultivo encuentre un equilibrio entre protección del medio ambiente y más oportunidades para los productores y productoras?