La arquera imbatible

Foto: Antonio Escalante
Irma Silva y sus chimpunes de la suerte

La férrea defensa por la igualdad de género, desde el Programa del Vaso de Leche hasta el sillón de regidora municipal.

Cada mañana de domingo, siguiendo su particular ritual, Irma Silva, de 42 años, se calza  sus chimpunes de la suerte y sorprende a todos sus vecinos de Miraflores. Situado a apenas cinco minutos de la Plaza de Armas, este distrito de Mara, localidad ubicada en la cuenca media del río Santo Tomás, cuenta con un enorme campo de fútbol de gras natural en el que, al acabar la semana, se enfrentan combinados locales.

Y la regidora municipal, a la cabeza del equipo de mujeres, destaca en todos y cada uno de esos encuentros deportivos. Ya sea jugando como arquera (no le meten ni un solo gol) o como delantera (no hay quien detenga su potente derechazo). Sus rivales le temen porque no necesita de trucos ni de patadas para ganar. A Irma le basta con hacer lo que mejor sabe: manejar con destreza el balón sin saltarse las reglas del deporte rey y defenderlo con fiereza si es necesario.

Líder en ciernes

Esa honestidad y valentía que demuestra en el terreno de juego es un reflejo de las que aplica en su vida diaria. Porque si algo odia esta madre de tres hijos (dos niños y una niña) es la injusticia, especialmente cuando ésta se ceba con aquellos que se encuentran en situación de desigualdad. Y ese impulso de defensa de los más vulnerables fue el que hizo que, con apenas 26 años, formara parte del Programa Vaso de Leche de su barrio, organización en la que se fue involucrando cada vez más hasta llegar a ocupar el cargo de presidenta del Programa a nivel distrital. “Allí veía problemas de violencia familiar cada día. Era terrible. Me preguntaba hasta cuándo teníamos que aguantar. Quién nos iba a respetar”, recuerda con una mezcla de tristeza e indignación. “Mi pareja se molestaba conmigo por involucrarme en todos esos temas. Pero nunca se me pasó por la cabeza dejar de hacerlo”. Atajada por la escuadra… y posesión del balón.

Aspectos destacados

  • 2684 mujeres participaron activamente en el proceso de elaboración de los Planes de Desarrollo Concertado que consolidan una visión integral del crecimiento del territorio.
  • 37% de los promotores inscritos en la Escuela de Promotores en Agroecología del proyecto MST son mujeres que se incorporaron en 2013, destacando el rol de la mujer en la sostenibilidad del predio familiar.

Irma detesta el machismo que aún impera en la zona. Piensa que es mucho lo que las mujeres, a las que algunos hombres pretenden callar, tienen que decir sobre el desarrollo de Mara. Por eso cuando tuvo la oportunidad no dudó en postular para jugar en las ligas mayores. Soñaba con tener más autoridad para poder contribuir al cambio y eliminar la discriminación y los malos tratos. Hoy su principal partido lo juega desde el edificio municipal que domina la Plaza de Armas. La futbolista es también regidora y en asuntos municipales no ha perdido su olfato goleador. No solo es un tema de género, sino de desarrollo comunal.

El reto del canon minero

Desde el gobierno local del que forma parte hay una seria preocupación por darle el mejor uso a las importantes regalías mineras que recibirán en 2014 como consecuencia de la intensa actividad de exploración que ya hay en la zona. Por eso está trabajando en un Plan de Desarrollo Distrital con el Proyecto “Promoviendo el Manejo Sostenible de la Tierra en Apurímac” (MST-Apurímac) hasta el 2020. Irma y sus compañeros acuden a continuas reuniones en los diferentes centros poblados para escuchar las propuestas de los comuneros y adoptar los proyectos más viables de acuerdo a sus necesidades, más allá de aquellos básicos como las obras de saneamiento (agua y desagüe).

“Son poblaciones campesinas. Por eso ponemos énfasis en estimular la ejecución de proyectos productivos. Pero para ello, antes hay que formalizar a las diferentes asociaciones de criadores de trucha y de cuyes, de ganaderos, de productores de papas nativas y de artesanos textiles. Y es difícil porque entre ellos existe mucho recelo. Así que no suelen juntarse más de 6 ó 7 personas. Gente cercana, la mayoría de las veces miembros de la misma familia”, explica sentada en un despacho en el que continuamente entra y sale gente para conversar con ella diversos temas. Desde la municipalidad, siempre en coordinación con el MST-Apurímac, se asesora los centros poblados y se les ayuda a hacer los trámites en registros públicos, así como se les busca nuevos mercados en los que puedan colocar sus productos.

Ya van por su segunda reunión de presupuesto participativo. Todo un logro que da cuenta del interés de las autoridades por conocer la opinión de todas las organizaciones de base del distrito. En ellas se determina cuáles son las necesidades prioritarias de cada comunidad. “Es importante porque la población tiene temor por el ingreso de la actividad minera. Y tener papeles y estar inscritos legalmente les hace sentir mucho más fuertes”.              La presencia de la mujer también es cada vez mayor en esos encuentros. “Ya no van solo a sentarse. Ahora levantan la mano y hablan. Se acabó la timidez. Los varones también están cambiando. Antes se quejaban porque hablaban las campesinas. Ya no lo hacen”, precisa.

El camino no ha sido fácil y ha costado muchos sufrimientos. Erradicar un problema tan arraigado como la discriminación y la violencia familiar no es tarea de dos días. Irma dice que, a pesar de que dos de los cinco regidores son mujeres (un número bastante equitativo) el machismo aún existe dentro de la municipalidad. Y añade que su propia pareja, a pesar de los años que lleva trabajando con organizaciones femeninas en defensa de sus derechos, se sigue molestando cuando tiene que asistir a sus reuniones. “Yo le explico que soy autoridad. Que tengo que ir. Y a veces es difícil. Pero igual nunca falto. Es mi trabajo y es lo que más deseo hacer”, dice.

Mujeres organizadas

Su principal gol a favor de los derechos de las campesinas lo marcó el 13 de agosto de 2011, cuando con el liderazgo de la Municipalidad de Mara, el apoyo del Proyecto MSTApurímac, y de Xstrata-Las Bambas y el Programa JUNTOS se creó la Organización de Mujeres de Mara como colofón a la celebración del I Congreso que llenó la Plaza de Armas con más de 700 mujeres llegadas de diferentes lugares (incluso de Abancay), quienes compartieron durante toda la jornada sus experiencias, sus danzas y sus comidas típicas. Un sueño hecho realidad en el que ella desempeñó un papel preponderante. “Había más gente que la que ves en este momento en la Plaza”, señala desde la ventana. Y el espacio es hoy un hervidero de gente y de puestos de mercado.

El partido aún no termina. La próxima jugada de Irma será incentivar a los jóvenes de Mara para que no olviden sus raíces y participen en su propio desarrollo. “No sé qué les ha pasado. Ya no siembran porque no están interesados en la agricultura. Tampoco creen en sus costumbres ni en las tradiciones. Solo visten jeans y gorras deportivas. No están organizados. Se les ha convocado un par de veces a las reuniones pero nada. No responden”, relata sin poder ocultar su preocupación. Ya está trabajando en ello. Es muy consciente de que los jóvenes son el futuro del distrito y que por eso personas como ella tiene que incentivarlos. “Está perfecto que estudien en Cusco y Arequipa, para que no sufran y puedan desarrollarse en varios aspectos de su vida; pero no por eso pueden olvidarse de su comunidad. Tienen que regresar con lo aprendido y ayudar a su pueblo”, defiende convencida. Ese será su siguiente gol. Irma aún no ha colgado sus chimpunes. Ni lo hará en mucho tiempo. *

* La historia de Irma se encaja dentro del resultado 1 (fortalecimiento institucional y empoderamiento de la mujer).

Sobre el MST Apurímac

Somos el primer proyecto ambiental de gran envergadura situado en el área de influencia de una compañía minera, dedicado al aprovechamiento sostenible de los recursos naturales y de la diversidad biológica en el Perú.


Ver más
Ministerio del Ambiente

El Ministerio del Ambiente promueve la sostenibilidad ambiental del país conservando, protegiendo, recuperando y asegurando las condiciones ambientales, los ecosistemas y los recursos naturales.


Ver más
Entrevista a Eduardo Durand

El Director General de Cambio Climático, Desertificación y Recursos Hídricos del Ministerio del Ambiente (Minam), no solo explica la trascendencia de tener al PNUD como aliado estratégico desde hace varios años, sino también cómo enfrenta el Perú el impacto de un fenómeno como el cambio climático.


Ver más