Conviviendo con el mar

En Marcona
Foto: Raul Arteaga

Santos Huamani y su esposa María llegaron a San Juan de Marcona huyendo del conflicto armado que se vivía en la sierra centro-sur del país . Continuar viviendo en los Andes no les significaba un panorama alentador y, por el contrario, desvanecía las oportunidades de desarrollo. Frente a ello, huir era el camino para conseguir nuevos modos de vida: “Venimos de allá, por el terrorismo [...] también por el estudio y el trabajo”. Santos amplificó su visión al llegar a Marcona y por eso empacó su vida y se la trajo al mar. “Nosotros de frente nos dedicamos a la pesca del marisco, no al pescado. […] Somos pescadores no embarcados, buzos pulmoneros”.

Santos y María no fueron los únicos, entre 1990 y 1991, más de 150 familias migraron desde la sierra centro-sur del país hacía al distrito de San Juan de Marcona (Nazca – Ica) con los mismos propósitos. Inicialmente, intentaron dedicarse a una actividad económica reconocida en la zona: la minería. Sin embargo, las pocas oportunidades que ofrecía la empresa los llevaron a dedicarse a la pesca de mariscos y peces orilleros, trabajando con sus pulmones comenzaron a ser pescadores no embarcados.

Aspectos destacados

  • El Proyecto GEF-PNUD Humboldt desarrolla experiencias exitosas en Áreas Marinas Protegidas (AMP). En estas zonas se incide en el trabajo con actores locales, desarrollando mecanismos participativos en las decisiones de gestión marino costera, ordenamiento de la pesca artesanal, turismo, transporte marítimo, control de efluentes, etc.
  • Más de 15 instituciones nacionales e internacionales participan en la realización e implementación de las actividades, entre organizaciones públicas, privadas y sociedad civil.
  • Más de 1500 ciudadanos/as - entre escolares, universitarios, servidores públicos, pescadores artesanales, entre otros - han participado en las actividades comunitarias de información y sensibilización, tales como: ferias, presentaciones de títeres, proyecciones de cine al aire libre, dinámicas ambientales, etc.

Si algo trajeron de los Andes es la visión de trabajo, caracterizada por la colectividad y retribución a la naturaleza: “La mar provee de muchos recursos que pueden ser utilizados para alimentarnos y comercializar, […] es una bendición que podíamos aprovechar, pero también debíamos pensar en cuidarlo.” Así, junto a sus familiares y compañeros/as, recolectaron todo tipo de mariscos, ingeniando mecanismos de comercialización para solventar su economía. Cuando no había mariscos, las algas eran un buen recurso, el mar y las playas de Marcona eran la tierra prometida y su fuente de  desarrollo.

Optar por la asociación era cuestión de tiempo, Santos y sus compañeros/as formaron el equipo BUZMAR que al igual que otros grupos de pescadores artesanales - embarcados y no embarcados -  veían beneficios en el trabajo colectivo. De este modo mantenían sus prácticas culturales: hacer fuerza colectiva como voz activa en la localidad y ser eficientes en la protección de los recursos que extraen y recolectan. En el 2001, las asociaciones se hicieron mayores, así nace la “Comunidad Pesquera Artesanal de Marcona (COPMAR)” que usa la pesca artesanal del distrito como una bio-alternativa productiva y social, capaz de mantener los recursos pesqueros de su zona de influencia, protegiendo el ambiente al mismo tiempo que genera empleos, ingreso y servicios estables.

Actualmente, se encuentran encaminados a alcanzar el co-manejo con el Estado de esta zona marino costera (uno de los grandes logros que se avecinan). Los pescadores de Marcona vienen construyendo este camino desde hace varios años, en el 2005 consiguieron el reconocimiento nacional como organización de pescadores artesanales a cargo del Programa Piloto Demostrativo (PPD) “Manejo y Explotación de Recursos Bentónicos” para la Recuperación de Ecosistemas Acuáticos y el Uso Sostenible de su Biodiversidad. El trabajo realizado no podía pasar desapercibido, y dada su escala, el Proyecto GEF-PNUD Humboldt “Hacia un Manejo con Enfoque Ecosistémico del Gran Ecosistema Marino de la Corriente de Humboldt (GEMCH)” decide apoyar técnica y financieramente la consolidación del PPD de la COPMAR desde el 2012, por ser una experiencia exitosa de Área de Manejo y Explotación de Recurso Bentónicos.

El objetivo del proyecto es promover la conservación y uso sostenible del Gran Ecosistema Marino de la Corriente de Humboldt, con el financiamiento del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF, por sus siglas en inglés), a través de la implementación del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el apoyo administrativo de la Oficina de las Naciones Unidas para el Servicio a Proyectos (UNOPS).

Michael Akester – Coordinador Regional del Proyecto – menciona que “existe la necesidad de realizar esfuerzos para concretar estrategias de manejo de recursos dentro de las Áreas Marinas Protegidas (AMP), por un lado, como Punta San Juan, en el distrito de San Juan Marcona; y, por otro lado, se requiere consolidar las iniciativas de implementación del enfoque ecosistémico, como las del PPD en Marcona. Esta gestión debe asimismo estar vinculada a los esfuerzos de optimización de la cadena de valor (desde la comercialización a la generación de productos con mayor valor agregado a partir de actividades certificadas)”.

El trabajo colectivo promovido por Santos, María y sus compañeros/as han sido una herramienta clave para su desarrollo endógeno y armónico en Marcona; su visión comunitaria con la naturaleza, apropiada desde su cosmovisión andina, es una pieza fundamental para el correcto uso de recursos de Áreas Marinas Protegidas. Santos y María nos dejan una lección: no vinieron a vivir a Marcona, sino a convivir con ella.

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Perú 
Ir a PNUD Global