El PNUD en acción

¿Cómo reducir la vulnerabilidad que sufre el país?

Alt text for image
Foto: DIPECHO

Durante la última década nos hemos convertido en un socio estratégico del Estado peruano al fortalecer sus capacidades técnicas y operativas, y promover la coordinación entre instituciones relacionadas con la prevención, respuesta y recuperación post-desastre.

De esta forma se han reducido las condiciones de vulnerabilidad al integrar la gestión de riesgos de desastres en la dinámica de las instituciones tanto de atención de emergencias como de desarrollo. Estos factores de cambio estructural antes no eran tomados en cuenta. 

En nuestros tiempos, es fundamental e imprescindible tener en cuenta que la ocurrencia de desastres afecta el desarrollo y pone en evidencia las condiciones de inseguridad e insostenibilidad en las que habitan muchos peruanos.

Aliados estratégicos

Trabajamos en alianza con socios estratégicos de diferente nivel territorial: INDECI, CENEPRED,ministerios, gobiernos regionales, municipalidades provinciales y distritales, y comunidades vulnerables. Buscamos, a su vez, la intervención de agencias de cooperación internacional, agencias del Sistema de Naciones Unidas, instituciones públicas y sociedad civil.

Resultados: prever para proteger comunidades

Alt text for image
Foto: INDECI

Hemos intervenido en la gestión de riesgos reforzando y potenciando capacidades a nivel organizativo, normativo y técnico:

  • A nivel organizativo, se han fortalecido las capacidades de INDECI, gobiernos regionales de Lima, Callao y Cusco, y municipalidades provinciales y distritales para liderar la coordinación de las acciones de preparación, respuesta y recuperación temprana.
  • A nivel normativo, se ha apoyado la elaboración de la política de Estado en gestión de riesgo de desastres y del Plan Nacional de Prevención y Atención de Desastres, así como la promulgación de ordenanzas municipales basadas en los estudios de peligro, uso de suelo y medidas de mitigación elaborados por el Programa de Ciudades Sostenibles.
  • A nivel técnico, se han generado instrumentos y desarrollado capacidades en funcionarios para identificar, planificar y emprender medidas de reducción de riesgos, respuesta ante emergencias y recuperación post-desastre. Se han desarrollado 159 estudios de Ciudades Sostenibles (mapas de peligro, plan de uso de suelo y medidas de mitigación) y se ha fortalecido los sistemas de alerta temprana ante tsunamis en Lima y Callao y áreas costeras, y ante eventos fríos en zonas altoandinas de Cusco y Puno. Estas iniciativas han generado manuales que permiten su réplica en otros ámbitos.
  • A escala comunitaria, el cambio de actitud de la población hacia los desastres ha fortalecido su capacidad de prevención, respuesta y resiliencia. Actualmente, en Lima y Callao, 915 mil habitantes cuentan con estudios de riesgo y planes de operaciones de emergencia, y 57 mil habitantes de los sectores de mayor riesgo han identificado sus zonas seguras y rutas de evacuación. Este trabajo se viene ampliando a otras áreas vulnerables del litoral.

Estrategia para el futuro

A pesar de los avances mencionados, las condiciones de vulnerabilidad del país frente a cualquier peligro siguen siendo críticas y están asociadas a la pobreza, las dinámicas poblacionales, el desconocimiento del enfoque de gestión del riesgo de desastres, las debilidades del proceso de descentralización y la débil capacidad operativa de las instituciones públicas, entre otros factores, las cuales ponen en riesgo la vida de la gran mayoría de la población. Por ello seguiremos enfocados en las siguientes líneas de trabajo:

  • Integración de la gestión de riesgos en la planificación e inversión para el desarrollo.- A partir de la nueva ley del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos aprobada en el 2011, apoyaremos la integración de una gestión integral de riesgo de desastres en la planificación del Estado en sus diferentes niveles territoriales. Seguiremos promoviendo tanto acciones correctivas (reducción de riesgos existentes) y reactivas (de respuesta eficiente ante emergencias) como acciones prospectivas (que eviten la construcción de nuevos riesgos), aplicando en estas últimas una óptica de adaptación al cambio climático.
  • Apoyo a procesos de recuperación post-desastre.-Como mandato al interior del Sistema de Naciones Unidas (SNU), coordinaremos la intervención de las agencias del SNU en apoyo al Estado en los procesos de recuperación temprana y reconstrucción. En base a nuestra experiencia en eventos anteriores, se promoverá procesos de recuperación que brinden mayores niveles de seguridad y de sostenibilidad a las regiones afectadas, con énfasis en la reactivación de los medios de vida y el fortalecimiento institucional.
  • Fortalecimiento de capacidades para la respuesta ante emergencias.- En coordinación con INDECI y los gobiernos regionales y municipales, prepararemos a los tomadores de decisiones para atender eficientemente una situación de emergencia. Los sistemas de alerta temprana ante eventos fríos (Sierra Sur) y tsunami (Costa), así como los instrumentos de manejo de información y toma de decisiones, permitirán una respuesta rápida y eficiente de autoridades y población.
Últimas publicaciones
Guía de Orientación Legal - Proyecto Voluntarios para la Reconstrucción Sostenible tras el Terremoto de la Región de Ica

Guía dirigida a líderes comunitarios en temas de tipología de suelos, conceptos básicos en gestión de riesgos y sistemas constructivos sismorresistentes.

Guía de Orientación Legal - Proyecto Voluntarios para la Reconstrucción Sostenible tras el Terremoto de la Región de Ica

Guía dirigida a líderes comunitarios en temas de formalización de vivienda y en formalización de organizaciones sociales de base (OSB).

Manual para la Reparación y Reforzamiento de Viviendas de Albañilería Confinada Dañadas por Sismos

Tipología de daños