La lucha contra el cambio climático: solidaridad frente a un mundo dividido

02 oct 2012
image

Resumen

El cambio climático es el desafío de desarrollo humano distintivo del siglo XXI. La imposibilidad de superar ese reto paralizará y luego revertirá las iniciativas internacionales de reducción de la pobreza. Los países más pobres y los ciudadanos más vulnerables sufrirán las primeras y más devastadoras consecuencias, aun cuando su contribución al problema haya sido mínima. En el futuro, ningún país, por más rico o poderoso que sea, será inmune al impacto del calentamiento global.

El Informe sobre Desarrollo Humano 2007/2008 muestra que el cambio climático no es sólo un panorama futuro. La mayor exposición a las sequías, las inundaciones y las tormentas ya están minando las oportunidades y profundizando las desigualdades. Mientras tanto, la abrumadora evidencia científica actual indica que el mundo se está moviendo hacia un punto en el que una irreversible catástrofe ecológica se torna inevitable. La situación corriente del cambio climático nos conduce en una sola dirección: regresión del desarrollo humano sin precedentes y graves riesgos para nuestros hijos y sus descendientes.

Tenemos una oportunidad de evitar los impactos más nocivos del cambio climático, pero esa oportunidad se está desvaneciendo: a la humanidad le queda menos de un decenio para cambiar el rumbo. Las acciones que se tomen o que se omitan en los años próximos repercutirán profundamente en el rumbo futuro del desarrollo humano. Al mundo no le faltan ni los recursos económicos ni las capacidades tecnológicas para actuar. Lo que falta es un sentido de apremio, de solidaridad humana y de interés colectivo.

Como lo afirma el Informe sobre Desarrollo Humano 2007/2008, el cambio climático plantea desafíos en muchos niveles. En un mundo dividido pero ecológicamente interdependiente, el Informe insta a toda la humanidad a reflexionar sobre cuál es nuestra conducta con respecto al medio ambiente del único bien que tenemos en común: el planeta Tierra. El cambio climático nos invita a reflexionar sobre la justicia social y los derechos humanos en todos los países y todas las generaciones. También propone un reto a los líderes políticos y los habitantes de los países ricos para que asuman su responsabilidad histórica respecto al problema y pongan en marcha iniciativas de fondo para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero con la mayor brevedad. Pero sobre todo, el Informe plantea a toda la humanidad el enorme desafío de emprender una acción colectiva rápida y firme basada en valores comunes y una visión compartida.

    Descargar este documento
    • La lucha contra el cambio climático: solidaridad frente a un mundo dividido Español